Otro intento de reforma fiscal

  • Viernes 10 de Noviembre de 2017
En Costa Rica la nueva propuesta de la administración Solís grava una mayor cantidad de bienes y servicios, como tiquetes aéreos, libros, empaques y embalajes, pero con tasas diferenciadas.
Como la idea inicial del gobierno de convertir el impuesto de ventas en un impuesto al valor agregado y subirlo de 13% a 15% no prosperó, el Ministerio de Hacienda decidió ampliar el abanico de bienes y servicios a gravarse, para compensar parte de los fondos que no se podrían recaudar al no subir del 13% al 15%.

El nuevo proyecto de ley propone entonces gravar con un 4% un determinado grupo de bienes y servicios, como alquiler de terrenos, fumigación, entre otros, y gravar con el 13% otros servicios como los informáticos, los de abogados, gimnasios, espectáculos, alquileres superiores a $775, entre otros.

Reseña Nacion.com que "... La tarifa reducida del tributo se proponía, originalmente, para los servicios de salud y de educación privados. Sin embargo, en el nuevo borrador, el Poder Ejecutivo incluye el impuesto sobre los libros en todos sus formatos, los boletos para viajes aéreos que salen de Costa Rica, la compra de empaques y embalajes, así como de las materias primas para hacer estos, el equipo y maquinaria (excepto si hay una exoneración expresa) y los servicios para la producción agropecuaria y agroindustrial."

"... Servicios de siembra, cosecha, recolección, fumigación, fertilización, control mecánico y químico de malezas, transporte y clasificación de productos, alquiler de terrenos, almacenaje, venta y servicios de producción agropecuaria están entre los servicios que serán gravados con un porcentaje del 4%."

Ver proyecto de ley.

Más sobre este tema